Preparando la expedición juvenil a Taizé

El pasado domingo, 22 de julio, al final de la celebración eucarística celebrada en la iglesia del fuerte de San Francisco, tuvo lugar el rito de envío del grupo de jóvenes de la diócesis que el próximo mes de agosto, del 12 al 19, se marcharán a vivir una semana al monasterio de Taizé, en la Borgoña francesa. Este peregrinaje, organizado por la Delegación Diocesana de Infancia, Juventud y Universidad, tiene como finalidad que jóvenes, provenientes de todo el mundo y de diferentes iglesias cristianas, vivan una semana de encuentros, trabajo común, oración compartida y, por supuesto, diversión. Taizé, un pequeño pueblo de 180 habitantes donde el Hermano Roger Schutz fundó en 1940 una comunidad monástica ecuménica, acoge grupos de hasta 7000 jóvenes todas las semanas del año, especialmente en verano y en semana santa.

Este año se ha doblado, respecto al año pasado, el número de participantes a la peregrinación: 34 personas, provenientes de más de 12 parroquias (Marchamalo, Cabanillas, Yebes, Santísimo Sacramento, El Salvador, S. Antonio de Padua, Santa María y varias más) emprenderán viaje en autobús para vivir esta experiencia que ha permitido a muchos jóvenes de todo el mundo, durante décadas, de sentir la presencia cálida y cercana del Amor de Dios.

A la vuelta, los participantes se encargarán de una tarea fundamental: transmitir, en cada comunidad de referencia, todo lo que se ha vivido ahí, para convertirse así en fermento transformador de nuestra realidad de aquí.

Este año además, tendremos la posibilidad de hacernos una idea de lo que se puede vivir en la Comunidad de Taizé sin tener que desplazarnos muy lejos: del 28 de diciembre 2018 al 1 de enero 2019, se celebrará en Madrid un encuentro europeo donde se esperan unos 20.000 participantes de todo el mundo. Será sin duda una nueva oportunidad para muchos jóvenes de tener la experiencia de Taizé muy cerca.