12 años sin el Papa de los jóvenes

San Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005 a las 21:37 (la noche previa al Domingo de la Divina Misericordia). Pocos minutos después, Monseñor Leonardo Sandri anunció la noticia a las personas congregadas en la Plaza de San Pedro y al mundo entero. Los días después de su muerte, algunos periódicos publicaron que su última palabra fue “Amén“, sin embargo el Vaticano desmintió esta versión y afirmó que las últimas palabras fueron en polaco: “Pozwólcie mi iść do domu Ojca” (Déjenme ir a la casa de mi Padre). La muerte fue comprobada por el cardenal camarlengo Eduardo Martínez Somalo. El Camarlengo comunicó la muerte al cardenal Camillo Ruini, como «Vicario para la Urbe» y el Cardenal-Decano del Colegio cardenalicio, Joseph Ratzinger, informó oficialmente a todos los Cardenales convocándolos al Cónclave, al declararse la Sede Vacante.

Al ser anunciada su muerte, en medio del rezo del Rosario, el público presente en la Plaza de San Pedro prorrumpió en nutridos aplausos. Las luces de su habitación en el Vaticano se apagaron por un instante para comunicar de esta manera el momento de su fallecimiento, pero luego fueron encendidas nuevamente y así permanecieron.

Juan Pablo II, hoy ya santo, era conocido como el <<Papa de los jóvenes>> por su gran pasión y amor por la juventud. Fue además el iniciador e impulsor de las Jornadas Mundiales de la Juventud y precisamente, este año, la JMJ 2016 tendrá lugar en la ciudad de Cracovia, en su Polonia natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *